Clínica Integrare: enfermedades neurodegenerativas

Las enfermedades neurodegenerativas son aquellas que producen desórdenes cognitivos, tales como el Alzheimer, el Parkinson, el mal de Creutzfeldt-Jakob (también conocido como la enfermedad de las ‘vacas locas’) o la esclerosis múltiple. Estos trastornos cognitivos se deben a un aumento en los procesos de muerte celular, reduciendo el número de neuronas y generando cambios en la conducta. A continuación os expondremos las 8 claves principales para luchar contra este tipo de enfermedades, ya sea una vez diagnosticada la enfermedad o a modo de prevención. Todos estos tratamientos están disponibles para nuestros pacientes en la Clínica Integrare.

 

1. Alimentación:

Aparte de una dieta baja en calorías (en torno a las 1500 calorías y ayunos periódicos controlados), las dietas cetogénicas (ricas en triglicéridos) han demostrado su eficacia en el manejo de estas patologías, con grandes resultados en pacientes de Alzheimer, ya que Disminuye el nivel de amiloides en el cerebro, aumenta los niveles de glutatión y estimula la multiplicación de las mitocondrias, mejorando la eficiencia metabólica.

Prohibido: Alimentos con gluten. Carbohidratos refinados. Margarinas y grasas trans. Alimentos industriales. Leche de origen animal.

Aconsejable: Grasas saludables (oliva, aceite de coco, mantequilla…). Proteínas (pescados salvajes, huevos enteros, aves de corral, mariscos…) Frutas bajas en azúcar. Verduras.

Con moderación: Zanahorias. Yogurt. Kéfir. Crema de leche. Legumbres. Granos sin gluten. Carne roja.

 

 2. Ejercicio Físico: 

Tanto la práctica de ejercicio aeróbico como los ejercicios de intensidad, han demostrado su eficacia en la prevención y tratamiento de las patologías neurodegenerativas, entre otros motivos porque aumentan la síntesis natural de hormona de crecimiento así como el factor neurotrófico derivado del cerebro o BDNF.

 

3. Higiene del sueño:  

El insomnio crónico conlleva confusión, niebla cerebral, baja inmunidad, obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes y depresión. En estos casos es fundamental el uso de suplementos de Melatonina a dosis correctas a fin de recuperar los ritmos biológicos adecuados.

Clínica Integrare: enfermedades neurodegenerativas

4. Suplementos Ortomoleculares:

Algunos productos como el Omega 3, el ácido alfa lipoico o el aceite de coco tienen propiedades para bloquear la síntesis de eicosanoides inflamatorios, actúar como antioxidantes cerebrales, o estimular la neurogénesis para la regeneración de neuronas.

5. Corrección de alteraciones digestivas:

Mediante hidroterapia de colon combinada con la toma de probióticos y de glutamina.

6. Quelación arterial y de metales pesados:

Mediante la quelación arterial, se limpian las arterias, disminuye la arterioesclerosis y mejora el flujo sanguíneo cerebral, por tanto se mejora de forma significativa la oxigenación cerebral.

7. Factores de crecimiento:

Con eficacia probada para fomentar la regeneración celular, y en este caso en concreto, la regeneración de las neuronas.

8. Suplementos hormonales: 

Como último eslabón terapéutico, asociada a la melatonina y valorando meticulosamente posibles efectos secundarios, se puede usar como terapia sustitutiva la hormona de crecimiento.

 

Texto: Clínica Integrare.
Imagen 01: Sights and Scents at the Cloisters: for people with dementia and their care partners | K. Kendall | https://www.flickr.com/photos/kkendall/8661859964
Imagen 02: Sleeping Beauty | Wiros | https://www.flickr.com/photos/wiros/2799660759